Inicio Contacto Quito, diciembre 17, 2017

Mayo 9, 2005

Señor Doctor
Alfredo Palacio
Presidente Constitucional de la República
En su despacho.-

Señor Presidente:

 
“Ciudadanos por la democracia”, junto con alguna otra organización cívica, como “Foro Alternativo”, fue la primera que denunció la dictadura del Coronel Gutiérrez y exigió su salida. Se fundamentó la petición en la supresión del Tribunal Constitucional y de la Corte Suprema de Justicia, conducida por dicho es jefe de Estado. Por ello la posición de Ciudadanos por la Democracia es y ha sido el exigir el pleno retorno a la  constitucionalidad, cuyo primer paso ocurrió el 20 de abril del presente año, cuando, luego de cinco meses, el Congreso decidió declarar que el dictador había cesado en su cargo y, con ello, disponer la  sucesión constitucional.

Estábamos convencidos que  esto se iniciaba un proceso de consolidación democrática, que debía continuar con el retorno de la Corte Suprema de Justicia inconstitucionalmente cesada el 8 de diciembre de 2004 y de los Tribunales Constitucional y Supremo Electoral, depuestos inconstitucionalmente el 25 de noviembre del mismo año.

Por ello, ante la aprobación de un proyecto de ley por parte del Congreso  que era totalmente inconstitucional, Ciudadanos por la Democracia, en comunicación de 3 de mayo, le pidió que objetara totalmente tal proyecto, por las razones expuestas en tal manifiesto, con el fin de que la Función Judicial se restableciera. Desafortunadamente parece que  el criterio de una Corporación (CLD) vinculada con la AID y la Embajada de los Estados Unidos de América, cuya misión, en todos los proyectos en que ha intervenido  ha sido causar el caos y la desintegración de los principios jurídicos, ha prevalecido, por lo cual usted se ha limitado a una objeción  parcial, dejando sin operación a la Corte Suprema de Justicia y, por ello, sin justicia a los ciudadanos por un largo período, esto es hasta que el sistema interamericano de derechos humanos ordene que el Ecuador restituya a sus magistrados a  tal Corte, con la indemnización respectiva  que deberá cubrir el Estado y repetir contra los causantes del entuerto.

Como un Estado democrático no puede subsistir sin poder judicial independiente, Ciudadanos por la Democracia, se ha dirigid nuevamente al Secretario General de la OEA, en los términos de la comunicación que acompaño, sin perjuicio de las acciones de amparo que cada uno de sus miembros, internamente, propondrá.

Es penoso comprobar cómo intereses contrarios a los  del país,  como son  los de los  miembros de la CLD se imponen por sobre los preceptos de  la Constitución.

            

                                                                                         Muy atentamente,

                                                                                         Dr. Alejandro Ponce Martínez

                                                                                         Ciudadanos por la Democracia